• Maria Alejandra Hoyos

¿Qué es comer real?

Ya les he contado en publicaciones anteriores la motivación detrás de mi cambio de alimentación y cómo esto me llevó a replantear incluso mi vida profesional.

Ahora quiero contarles cómo ha sido mi experiencia personal haciendo esta transición consciente de mi estilo de vida, empezando por definir qué es la comida real. Para esto voy a usar la definición del Diestista-Nutricionista Carlos Ríos.


“La “comida real” se refiere a todos aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial no haya empeorado la calidad de la composición o interferido negativamente en sus propiedades saludables presentes de manera natural.


Esto incluye todos los alimentos que provienen de la tierra cómo las verduras, frutas, hortalizas, frutos secos, legumbres, tubérculos, hierbas, especias o semillas y cereales de grano entero. Y los alimentos de origen animal como pescados, mariscos, huevos, y carne sin procesar.”



Cuando empecé a interesarme por mejorar mi salud, entendí que tenía un concepto errado al pensar que un estilo de vida saludable era sinónimo de comer menos calorías y de mantener un buen peso.

Esa falta de conocimiento y la necesidad de buscar opciones prácticas para comer en el día hacían que, aunque tuviera la intención de comer bien, en muchas ocasiones me dejaba engañar por productos etiquetados como “light”, “bajos en calorías” o “integrales”, sin ni siquiera preguntarme de qué estaban hechos. En mi mercado siempre había productos ultraprocesados, llenos de sustancias artificiales, conservantes, químicos, y/o cualquier tipo de aditivos que hacen que a la vista todo sea más provocativo, dure más y que adicionalmente su precio sea bastante cómodo.

Partiendo de ese aprendizaje, tomé la decisión de que mínimo el 80% de lo que consumo a diario provenga de alimentos que tengan un solo ingrediente, es decir, todo lo que a simple vista podemos identificar y sabemos que en algún momento ha estado vivo. Esto me da infinidad de posibilidades en la cocina para experimentar sabores, texturas y llenarme de nutrientes. Cuando basamos nuestra alimentación en comida real garantizamos que nuestro cuerpo siempre está recibiendo lo que necesita para funcionar adecuadamente.


Adicionalmente, adopté el hábito de leer los ingredientes de todos los productos procesados que compro, esto al principio puede parecer obsesivo, pero es la única forma en la que podemos identificar los buenos procesados, es decir, aquellos productos elaborados principalmente con ingredientes de origen natural y cuyo procesamiento es mínimo y no pone en riesgo su calidad ni valor nutricional. Eso nos garantiza que la toma de decisiones frente a lo que comemos sea consciente y no producto de un impulso o engaño sensorial.


Por último, dentro de mi proceso ha sido fundamental entender que el 20% restante puedo destinarlo al consumo de productos que me den felicidad y que de manera informada sepa que quiero disfrutar sin juzgarme ni sentir que me estoy haciendo daño, o a situaciones sociales esporádicas en donde no puedo controlar lo que me sirven y en las cuales decido disfrutar con amor lo que otra persona preparó, aún cuando sea algo que en mi día a día no comería.


En mi opinión todo extremo es malo, hay que ir conociendo al cuerpo y permitiendo que éste nos diga cuál es ese sabor que extraña o que lo hace feliz. Se van a sorprender al ver que muchos productos poco saludables que consideraban imprescindibles en su vida los pueden eliminar y el cuerpo no se los va a volver a pedir porque va a estar supliendo esas necesidades con nuevos alimentos de mayores beneficios.


Cómo siempre digo, la clave es verlo como un mundo de oportunidades y no de restricciones, eso es lo que lo hace un estilo de vida realmente sostenible.


-Lo que comparto en este blog son experiencias personales.Esta información no debe ser utilizada como un sustituto de consejos médicos, diagnóstico o tratamiento de ninguna condición o problema de salud.-


  • Facebook
  • Instagram

¡SUSCRIBETE Y RECIBE INSPIRACIÓN SOBRE ALIMENTOS REALES!

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © GRUPO RE-AL SAS