• Maria Alejandra Hoyos

JUGO VERDE

Actualizado: 26 de jul de 2020



Una de las metas que me propuse cuando empecé la transición hacia una alimentación real fue incluir vegetales en mis 3 comidas diarias. Al principio lo único que se me ocurría era mezclar huevos con tomate, cebolla y champiñones, pero soy amante de los desayunos y tenía que encontrar mejores y más variadas combinaciones que además de deliciosas pudieran ser prácticas para prepararlas a diario.

Durante mi búsqueda me recomendaron el extracto de apio en ayunas, tiene muchos beneficios y podía ser un buen complemento. Quise intentarlo, aun sabiendo que nunca me ha gustado el apio y efectivamente, no fui capaz. El apio tiene un sabor muy fuerte que realmente yo no disfruto. Sin embargo, ya conociendo sus múltiples beneficios realmente quería lograr incluirlo en mi alimentación. Busqué varias recetas y probé opciones de jugos verdes que no tuvieran fruta porque aunque me encantan las frutas, y tienen beneficios, su contenido de azúcar es alto y como en todo, hay que aprender a controlar las porciones.



Esta receta para mi es el jugo verde perfecto en sabor además de estar lleno de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Su consumo diario ayuda a fortalecer el sistema inmune ya que contiene jengibre, cúrcuma y un toque de pimienta que facilita su absorción.

Puedes variar las cantidades de acuerdo a tus gustos e incluso agregarle una porción de fruta para endulzar un poco el sabor.

Lo mejor de este jugo es que puedes dejar porcionado previamente el jengibre, la cúrcuma y el apio en el congelador para que la preparación no te tome más de 5 minutos.


I N G R E D I E N T E S

para 1 jugo

1 taza de espinaca

1/2 pepino cohombro

2 tallos de apio

1/2 limón on grande o 1 entero pequeño

Raíz de cúrcuma (al gusto)

Raíz de jengibre (al gusto)

Pimienta negra

1 manzana verde o 1 kiwi (opcional)

1/2 taza de agua


I N S T R U C C I O N E S


1. Picar el pepino y el apio en pedazos pequeños.

2. Pelar la raíz de cúrcuma y de jengibre para no consumir la piel.

3. Agregar todos los ingredientes a la licuadora.

4. Licuar muy bien hasta que no se vean pedazos de hojas.

5. Tomarlo inmediatamente sin colarlo para consumir toda la fibra.