• Maria Alejandra Hoyos

¿Por qué la alimentación real cambió mi vida?

Actualizado: 26 de jul de 2020

El 16 de Julio de 2019 recibí una alerta de salud que generó en mí un miedo tan grande que se convirtió en esos sentimientos que no te paralizan, sino que te obligan a actuar. No era algo que me pusiera en peligro, pero si era algo que de no controlarlo podía traerme consecuencias complicadas a futuro.

Me había casado hacía 3 meses, estaba en mi peso ideal y llevaba todo el año previo haciendo ejercicio con disciplina y alimentándome de acuerdo con un plan hecho por una nutricionista. A pesar de esto, mis exámenes de control me mostraban una señal de alerta diciéndome que no estaba haciendo todo tan bien como pensaba.

Necesitaba entender por qué si yo creía que llevaba una vida saludable, mi cuerpo me estaba indicando lo contrario.


Las opciones para mi parecían extremas, pero como dije anteriormente, ese miedo tan grande me impulso a tomar la decisión de intentarlo, no había nada que perder y sí mucho por ganar.

Eliminé los lácteos, el azúcar y harinas refinadas, el gluten y limité al máximo el consumo de carne roja. Cuando digo eliminé me refiero a todo; hice una limpieza de nevera y despensa, leí las etiquetas de todos los productos y regalé todos aquellos que tuvieran estos ingredientes.

Ahí empezaron las sorpresas. En esa limpieza saqué muchos productos que creía saludables y leyendo la etiqueta para poner en práctica todo lo que empezaba a entender sobre alimentación, no eran tan buenos como yo pensaba.


Empezar fue difícil, no solo para mi sino para mi esposo quien amorosamente decidió acompañarme en este proceso para hacerlo más llevadero. Sobra decir que nada fue perfecto, muchas veces caí en la tentación,  pero seguí intentándolo y cada vez la dificultad se hacía menor. Aprendí a celebrar cada logro, por pequeño que fuera y a no castigarme cuando mi voluntad no era lo suficientemente fuerte.

Durante el proceso me apasione con el tema, todo el tiempo estaba buscando aprender más sobre el poder de los alimentos y así me di la oportunidad de apostarle a la alimentación real como base de mi día a día , es decir, que mínimo el 80% de lo que consumo sean productos de origen natural, libres de químicos, aditivos o cualquier proceso que modifique sus componentes y beneficios nutricionales. No se trataba de estigmatizar alimentos, sino de entender cuáles y de qué manera consumirlos para mi bienestar. Esto me ayudó mucho a seguir motivada y a disfrutar el proceso encontrando nuevos sabores que por falta de interés o desconocimiento nunca había querido probar.


Pasaron un par de meses y yo cada vez me sentía más segura de lo que estaba haciendo, sin embargo, lo que realmente me convenció de estar en lo correcto, fue cuando empecé a notar cambios en mi salud relacionados con condiciones que toda la vida había considerado irremediables sin depender de medicamentos.

La rinitis alérgica que me acompañaba todas las mañanas empezaba a desaparecer, al punto que ahora no dependo de antihistamínicos diarios para controlarla. Adicional a esto, las alergias en la piel y cuero cabelludo que me generaban irritaciones incomodas son cada vez mas esporádicas.

También sufría de colon irritable, muchos alimentos los tenía prohibidos por que me inflamaban a tal punto que me tocaba acudir al hospital para que me inyectaran medicamentos que aliviaran el dolor. Hoy, llevo más de un año sin tener un episodio de estos. Por último, pero más importante, el desequilibrio hormonal que me estaba generando quistes en los ovarios y otros síntomas emocionales desapareció.

Estos hechos me convencieron que mi alimentación estaba teniendo un poder enorme sobre mi salud y desde ahí no hubo vuelta atrás. Mi mentalidad se transformó y con esto, lo que inició como un cambio alimenticio lleno de restricciones, se convirtió en un estilo de vida lleno de oportunidades.


-Lo que comparto en este blog son experiencias personales. Esta información no debe ser utilizada como un sustituto de consejos médicos, diagnóstico o tratamiento de ninguna condición o problema de salud.-




  • Facebook
  • Instagram

¡SUSCRIBETE Y RECIBE INSPIRACIÓN SOBRE ALIMENTOS REALES!

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © GRUPO RE-AL SAS